20140520-181436-65676841.jpg

Ayer veía en un canal de televisión a una consejera que hablaba acerca de la “base 4”, el envejecimiento y los cambios que experimenta nuestro organismo.
No es novedad para nadie que las arrugas y canas sean parte del paquete, pero, ¿sabemos qué pasa con el resto de nuestro cuerpo y qué podemos hacer al respecto?

Cuidado con el corazón
A medida que pasan los años el ritmo cardíaco se hace algo más lento a la vez que los vasos sanguíneos pierden elasticidad, por lo que el corazón debe hacer más esfuerzo para impulsar la sangre a través de ellos, ocasionando que finalmente aumente de tamaño. Todo esto puede llevar a hipertensión arterial y otros problemas cardiovasculares.
Para promover una buena salud cardiovascular se recomienda realizar actividad física diaria de tal manera que nos ayude a mantener un peso adecuado. Esto mantendrá la elasticidad de los vasos sanguíneos, así como niveles adecuados de presión arterial. Llevar una dieta saludable es básico; ésta debe incluir vegetales, frutas, granos enteros, alto contenido en fibra, evitando grasas saturadas y exceso de sal. NO fumar es algo que no sólo lo agradecerá su corazón. Y como el estado mental influye mucho en la salud cardiovascular, manejar el estrés de manera adecuada es una medida importante.

Músculos, huesos y articulaciones
A medida que los años pasan, los músculos se hacen más débiles, el cuerpo es menos flexible y los huesos pierden densidad, lo que los hace más susceptibles de fracturas. Probablemente no se encuentre apto para la maratón, pero hay algunas medidas a tomar en cuenta: Mantenga una adecuada ingesta de calcio y vitamina D; realice actividad física diaria, evite el alcohol y el tabaco (nuevamente, No fume!)

Alteración del hábito intestinal
Puede producirse estreñimiento como producto de factores dietéticos, poca ingesta de líquidos o algunos medicamentos. Prevenirlo es fácil: una dieta saludable (con alto contenido en fibra y limitado en grasas) y actividad física diaria.

La vejiga
La incontinencia urinaria es común con el paso de los años, aunque puede presentarse más frecuentemente bajo algunas condiciones como diabetes o hipertrofia prostática. Para ayudar a mantener una buena salud de el sistema urinario, es importante ir al baño regularmente durante el día, realizar los ejercicios de Kegel (contracciones voluntarias intermitentes de los músculos del piso pélvico), mantener un peso saludable y NO fumar.

La memoria
A medida que pasan los años, uno se va dando cuenta que unas cosas se olvidaron y que cuesta un poco más recordar cosas que nos dijeron ayer o aprender cosas nuevas; lo que algunas veces nos puede poner en aprietos. ¿Que hacer? Nuevamente, una dieta saludable puede ayudar a su cerebro; ésta debe incluir vegetales y granos enteros, fuentes de proteínas con bajo contenido en grasa (como el pescado). Evite el alcohol, realice actividad física diaria (de esta manera estimulará el flujo de sangre al cerebro). Mantenga su cerebro activo: haga crucigramas, use rutas diferentes al conducir, lea, aprenda a tocar algún instrumento y mantenga contacto social. La interacción con otras personas (amigos, familiares, seres queridos) ayuda a disipar las penas, depresión y estrés, lo que puede contribuir a la pérdida de memoria.

Medidas simples, para mantenernos saludables…más allá de la “base 4”.

Anuncios