Cada año, cerca de 14 millones de personas en todo el mundo se enteran de que tienen cáncer y 8 millones fallecen como consecuencia de la enfermedad. Estas muertes equivalen al doble de las que se producen por sida, paludismo o malaria y tuberculosis en conjunto. Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud indican que si no se toma una acción inmediata, el número global de muertes por cáncer aumentará cerca de un 80 % para el 2030, y la mayoría de los casos ocurrirán en países de bajos y medianos recursos.

De acuerdo a cifras de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, durante el 2012 hubieron 1,8 millones de casos de cáncer de pulmón (13% de todos los cánceres en el mundo), 1,7 millones de cáncer de mama y 1,4 millones de casos de cáncer de colon. Las muertes por cáncer fueron debidas a cáncer de pulmón (19% ó 1.6 millones de personas), cáncer de hígado (9% u 800,000 personas) y cáncer de estómago (9% ó 700,000 personas).

Más o menos la tercera parte de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: sobrepeso u obesidad, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol; entonces estas muertes pueden prevenirse con medidas sencillas y económicas:

–          No fumar: El consumo de tabaco es el factor de riesgo más importante, y es la causa más del 20% de las muertes mundiales por cáncer en general, y alrededor del 70% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón.

–          Aumentar la ingesta de frutas y verduras y realizar actividad física que nos permita mantener un peso saludable.

–           Vacunarse: existen cánceres relacionados a infecciones virales como la hepatitis B (cáncer de hígado) o por papilomavirus humanos (cáncer de cuello uterino), que son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

Anuncios