20130911-064508.jpg

Lo hemos escuchado antes: no importa lo que comas, puedes comer de todo y luego lo bajas con ejercicio. Este tipo de comentarios han llevado a la aparición de muchos mitos acerca de la actividad física.

Una cosa es cierta, el ejercicio es saludable y es una de las mejores medidas que se puede tomar para disminuir el riesgo de muchas enfermedades (recordemos que el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon, páncreas, riñón, endometrio, vesícula, esófago y mama). El ejercicio regular ayuda a mantener un peso adecuado, reduce al stress y fortalece el sistema inmune.

Cuáles son estos mitos?

1. Mito: Al hacer ejercicio, se puede localizar la grasa que se desea “quemar”
Verdad: la actividad física puede ayudar a reducir la cantidad de grasa corporal en general, pero no se puede controlar la región del cuerpo en la que se quiere reducir más grasa.

2. Mito: el levantar peso puede hacer que las mujeres adopten formas gruesas.
Verdad: hacer pesas no le dará el aspecto de Arnold Schwarzenegger, pero sí le ayudará a modelar y tonificar los músculos. Esto se debe a que las mujeres tienen niveles bajos de testosterona en la sangre, por lo que en forma natural, no podrán obtener una gran masa muscular.
Por el contrario, el levantamiento de peso trae varios beneficios: puede prevenir la pérdida de masa muscular, ayuda a mantener la densidad ósea y ayuda a mantener un peso saludable.

3. Mito: los ejercicios abdominales son los mejores para el corazón.
Verdad: los ejercicios abdominales son unos de los menos efectivos para el corazón, ya que ellos no ayudan a reducir la grasa central, que es la que aumenta el riesgo de eventos cardiovasculares, enfermedades metabólicas y algunos tipos de cáncer.

4. Mito: si hago ejercicio, puedo llevar una mala dieta.
Verdad: La nutrición adecuada juega un rol más importante que el ejercicio para mantener un peso saludable y prevenir el cáncer. Así que el hecho de ejercitarse regularmente no quiere decir que estemos “protegidos” y podamos ingerir comidas no saludables.

5. Mito: cuando se deja de entrenar, los músculos se convierten en grasa
Verdad: la masa muscular no se “convierte” en grasa (ni la grasa se convierte en músculo) ya que son tejidos conformados por distintos tipos de células. Lo que puede suceder es que cuando se detiene el ejercicio, de pierde un poco de masa muscular y el metabolismo se hace algo más lento, lo que trae como consecuencia que el organismo quema menos calorías en reposo, lo que lleva a aumentar de peso.

6. Mito: para mantener un peso saludable, es necesario pasar largas horas en el gimnasio.
Verdad: no es necesario pasar largas horas en un gimnasio, ni gastar grandes cantidades de dinero para estar saludable. Lo importante es ejercitarse adecuadamente. Para obtener el mayor beneficio, se recomienda hacer ejercicios de fuerza o con peso antes de el ejercicio aerobico. Esto permitirá consumir rápidamente carbohidratos al inicio y permitirá el consumo de grasas durante el ejercicio aerobico.
Se recomienda por lo menos 150 minutos de actividad física moderada como caminata rápida o natación a la semana o 75 minutos de actividad más vigorosa como correr, para reducir el riesgo de cáncer.

7. Mito: es necesario hacer estiramiento antes de realizar ejercicios.
Verdad: es más efectivo que se realice después, cuando los músculos y articulaciones ya están “calientes”, momento en el que este tipo de ejercicio puede mejorar la flexibilidad y ayudar a mantener un saludable rango de movimientos de las articulaciones, a la vez que reduce la tensión muscular y mejora la circulación y la postura corporal.

A moverse, entonces!

Anuncios