20130708-163448.jpg

Cuando nos proponemos ayudar a alguien a quien queremos que ha recibido el diagnóstico de cáncer, podemos encontrarnos sin saber qué hacer o preguntarnos si es que lo que estamos haciendo realmente puede ayudar a nuestro paciente. Es claro que el tratamiento de la enfermedad (quimioterapia, cirugía o radioterapia) no sólo es agotador para el paciente, sino que tiene una serie de efectos colaterales que muchas veces son difíciles de sobrellevar. Aquí presentamos algunas maneras en las que podemos ayudar.

1. Convertirse en el centro de el equipo de apoyo. De esta manera podemos coordinar todos los esfuerzos voluntarios de las personas a nuestro alrededor, asignando diferentes tareas e incluso organizando horarios.
2. Encargarse de los alimentos: de acuerdo a las preferencias del paciente e indicaciones médicas, tratando de evitar comidas pesadas y grasosas, enfocándose en alimentos saludables y con un adecuado contenido proteico.
3. Planificar salidas: siempre que el estado del paciente lo permita, pueden realizarse paseos cortos de compras (como a la panadería) o alguna otra actividad.
4. Organizar las actividades domésticas.
5. Si es que el paciente tiene hijos que requieran cuidado, ofrézcale ayuda con su cuidado diario.
6. Informarse acerca de la enfermedad de tal manera que se encuentre en capacidad de brindar información resumida (y de una buena fuente) al paciente. Ésto evitará que el paciente se vea abrumado y confundido con mucha información que a veces puede resultar inexacta.
7. Acompañarlo a las citas médicas y a las sesiones de tratamiento.
8. Enviar regalos: flores, tarjetas, velas, libros, revistas, pijamas, sombreros, entre otros artículos que puedan resultar divertidos o reconfortantes. Estos detalles son importantes, ya que ayudan a levantar el ánimo del paciente.
9. Convertirse en una buena compañía: durante sus visitas trate de realizar una actividad en la que el paciente pueda distraerse.
10. Si es que el paciente es creyente, considerar la oración. El diagnóstico de cáncer trae un sentimiento de miedo a lo desconocido y lo inevitable.

Muchas veces el paciente con cáncer se siente sólo, deprimido y cansado con el tratamiento, por eso la importancia de que las personas alrededor del enfermo se constituyan en una red de apoyo, compañía y amor.

Anuncios