20130507-193529.jpg

Cada año miles de mujeres en nuestro país son diagnosticadas con algún tipo de cáncer ginecológico. De hecho, el cáncer de cuello uterino sigue siendo uno de los más frecuentes en nuestro medio, a pesar de ser una enfermedad que puede prevenirse.
El problema de los cánceres ginecológicos (como el de ovario, endometrio o cuello uterino) , es que a menudo se diagnostican en etapas avanzadas, ya que la mayoría de veces no producen síntomas en sus fases iniciales o éstos suelen ser muy vagos e inespecíficos.
Sin embargo, existen algunos síntomas y signos que no deben ser ignorados y ser motivo de una consulta médica inmediata.
1. Sangrado vaginal anormal: más del 90% de mujeres diagnosticadas con cáncer de endometrio experimentan sangrado vaginal irregular. Si es que una mujer ya ha pasado la menopausia, cualquier sangrado (aunque sea mínimo) después de la menopausia, debe ser evaluado.
2. Pérdida de peso inexplicada.
3. Flujo vaginal con rasgos de sangre: el flujo vaginal de mal olor, con rasgos de sangre o de color oscuro, suele ser signo de infección, pero a veces puede ser señal de una neoplasia.
4. Fatiga constante: algo de reposo normalmente puede ser reparador luego de haber realizado actividad exhaustiva. Pero si es que a pesar de eso, la fatiga constante interfiere con la actividad diaria, se hace necesaria una consulta médica.
5. Hinchazón de piernas: si es que es persistente o se asocia a síntomas señalados anteriormente.
6. Pérdida de apetito.
7. Dolor abdominal o pélvico.
8. Llenura gástrica precoz.
9. Molestias urinarias: frecuencia y urgencia urinarias, sensación de presión constante en la vejiga.
10. Náuseas o indigestión persistentes.
Es importante recordar que tener uno o más de estos síntomas no significa que tenga cáncer, pero si duran dos semanas o más, debe ir rápidamente a consulta médica.

Anuncios