20130114-152839.jpg

En el estómago se pueden presentar tumores benignos o malignos.
Los tumores benignos se caracterizan por un crecimiento más lento, no amenazan directamente la vida del paciente ( al menos que presenten complicaciones), una vez extirpados usualmente no retornan y no tienen la capacidad de diseminarse por otras estructuras u órganos del cuerpo.
En cambio, los tumores malignos amenazan directamente la vida, suelen tener un crecimiento más rápido, a menudo puede operarse, pero es muy común que el tumor vuelva a crecer, puede invadir y dañar órganos y tejidos vecinos y diseminarse a otras partes del organismo.
El cáncer gástrico generalmente se origina en las células de la capa más interna del estómago y, a medida que el tumor crece, puede invadir las capas contiguas y estructuras adyacentes como el páncreas, hígado, esófago o intestinos. Las células cancerígenas también pueden separarse del tumor original y viajar a otras partes del cuerpo a través de los vasos linfáticos o sanguíneos, originando compromiso de los ganglios cercanos al estómago y tu ores secundarios en otros órganos (metástasis).

Anuncios