El conocimiento de que lo que sentimos y pensamos pueden influir en nuestra salud y curación data de varios cientos de años de antigüedad. La importancia del rol de la mente, emociones y conducta en la salud y el bienestar fue parte de varias culturas milenarias.
Cuando las personas entran en un estado de estres, sus mentes -de acuerdo a la cultura Tibetana- comienzan a comportarse como un mono que salta de una rama a otra, pasando rápidamente de un pensamiento a otro y de un sentimiento a otro. Si este estado es prolongado, puede llegar a ser dañino para la salud.
Por eso es importante mantener el cuerpo y la mente sana, recordando la importancia de una alimentación adecuada y el ejercicio regular.

20121017-120748.jpg

Anuncios