La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos ha aprobado el uso del análisis del Antígeno Prostático Específico (PSA) junto con el examen rectal digital para ayudar a detectar el cáncer de próstata en hombres de 50 años de edad o más. En el examen rectal digital, el médico inserta un dedo enguantado en el recto y siente la glándula de la próstata a través de la pared del recto buscando protuberancias o áreas anormales. Los médicos usan con frecuencia el análisis de PSA y el examen rectal digital como exámenes selectivos de detección de cáncer de próstata; juntos, estos exámenes pueden ayudar a los médicos a detectar cáncer de próstata en aquellos hombres que no tienen síntomas de la enfermedad.

El PSA es un marcador tumoral, una proteína producida por las células de la glándula de la próstata, cuyo análisis en sangre puede usarse para detectar cáncer de próstata. Lo normal es que los varones tengan una concentración baja de PSA en su sangre; sin embargo, el cáncer de próstata o las afecciones benignas (no cancerosas) pueden elevar la concentración de PSA. Al envejecer los hombres, son más comunes tanto las afecciones benignas de la próstata como el cáncer de próstata. Las afecciones benignas más comunes de la próstata son la prostatitis (enfermedad inflamatoria) y la hiperplasia benigna (aumento de tamaño) de la próstata (HBP). No existe evidencia de que la prostatitis o la hiperplasia benigna de la próstata causen cáncer, pero es posible que un hombre padezca ambas afecciones y que tenga también cáncer de próstata.

La concentración de PSA por sí sola no ofrece información suficiente para que los médicos puedan distinguir entre las afecciones benignas de la próstata y el cáncer. Sin embargo, el médico tomará en cuenta el resultado de este análisis al decidir si debe investigar más a fondo en busca de signos de cáncer de próstata.

Por lo tanto, no hay una concentración específica normal o anormal de PSA. Además, varios factores como la inflamación (p. ej., prostatitis) puede causar que fluctúe la concentración de PSA del hombre. Es común también que las concentraciones varíen un poco de laboratorio a laboratorio. Por lo tanto, un resultado anormal del análisis de PSA no indica necesariamente que haya necesidad de realizar una biopsia de la próstata. En general, sin embargo, cuanto más elevada sea la concentración de PSA, más probable será que haya cáncer presente, y cuando la concentración de PSA continúa subiendo durante un período de tiempo, se podrían necesitar otros exámenes.

Si en el contexto de la evaluación se sospecha la presencia de cáncer, se debe llevar a cabo una biopsia para determinar si hay cáncer en la próstata. En la biopsia, se obtienen muestras de tejido de la próstata, casi siempre con una aguja, y se examinan al microscopio. El médico puede usar ecografía para ver la próstata durante la biopsia, aunque la ecografía sola no puede usarse para determinar si hay cáncer presente.

El hombre deberá hablar con su médico acerca de la concentración de PSA en aumento. Los médicos consideran varios factores antes de recomendar un tratamiento adicional. Generalmente no se recomienda un tratamiento adicional basándose en un solo resultado de análisis de PSA. Más bien, una tendencia ascendiente de los resultados de análisis de PSA por un período de tiempo combinada con otros datos como un examen rectal digital anormal, resultados positivos en una biopsia de la próstata, o resultados anormales de tomografía computarizada, pueden llevar a recomendar un tratamiento adicional.

 

 

Fuente: National Cancer Institute

Anuncios