Image

Los Virus del Papiloma Humano representan un grupo de más de 150 virus relacionados, que comúnmente producen verrugas o papilomas; sin embargo algunos de ellos se han implicado en la génesis de algunos tipos de cáncer.

Estos virus por lo general se transmiten por vía sexual. La mayoría de estas infecciones son asintomáticas y pueden desaparecer en forma espontanea, pero algunas veces esta infección persiste por varios años, con la probabilidad de producir cambios en las células que infectan.

La infección por VPH se ha relacionado al cáncer de cuello uterino. Se ha mencionado que un alto porcentaje de mujeres será infectado por VPH durante su vida, pero en aproximadamente el 85% eliminaran el virus por su  respuesta inmune.  Además el VPH está implicado en el desarrollo de cáncer de canal anal, orofaringe, vulva, vagina y pene.

La forma más eficaz de prevenir esto es mantener la monogamia con una pareja no infectada. Sin embargo es bastante difícil de determinar si una persona que ha sido sexualmente activa en el pasado está infectada en el presente. El uso del preservativo no elimina el riesgo de transmisión de la infección, ya que las partes no cubiertas por el preservativo pueden infectarse por el virus, los condones no pueden proporcionar una protección completa contra la transmisión de infecciones. Existen en el mercado dos tipos de vacunas muy efectivas para la prevención de infecciones por VPH de los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los VPH de “alto riesgo” que causan la mayoría (70%) de los cánceres de cuello uterino y de ano y otra que impide también la infección por los tipos 6 y 11 de VPH, los cuales causan 90% de las verrugas genitales y ha sido aprobada para estos usos en hombres y mujeres de 9 a 26 años de edad.

Ya que las vacunas no protegen contra todas las infecciones por VPH que causan cáncer de cuello uterino, es importante que las mujeres que reciban la vacuna sigan haciéndose exámenes selectivos de detección de cáncer de cuello uterino. Es posible que haya cambios futuros en las recomendaciones para las mujeres que han sido vacunadas.

Aunque las vacunas contra VPH pueden ayudar a impedir la infección futura por VPH, no ayudan a eliminar las infecciones por VPH ya presentes.

La vacunación generalizada tiene el potencial de reducir hasta en dos terceras partes el número de muertes por cáncer de cuello uterino en el mundo, si todas las mujeres se vacunaran y si la protección resulta ser de largo plazo. Además, las vacunas pueden hacer que disminuya la necesidad de atención médica, de biopsias y de procedimientos agresivos asociados con las secuelas de pruebas anormales de Papanicolaou, lo que ayudará a reducir los costos de atención médica y la ansiedad relacionada con las pruebas anormales de Papanicolaou y procedimientos de seguimiento.

Los otros cánceres causados por los VPH son menos comunes que el cáncer cervical. Sin embargo, no hay programas formales de exámenes selectivos de detección para estos cánceres, por lo que la vacunación tiene el potencial de reducir en forma importante las muertes por estos cánceres también.

Se recomienda la administración de las vacunas antes de que la persona sea sexualmente activa. Para las mujeres, el comité recomienda que Gardasil o Cervarix se administren de rutina a jovencitas de 11 a 12 años, aunque la serie se puede empezar a administrar a las jovencitas ya desde los 9 años de edad. La vacunación se recomienda también para jovencitas y mujeres de 13 a 26 años de edad que no se han vacunado todavía, o que no completaron la serie de tres dosis. Si una mujer cumple 26 años de edad antes de completar la serie de tres dosis, las recomendaciones del comité indican que ella puede recibir todavía las dosis que le faltan.

Para los hombres, el comité recomienda la vacunación rutinaria con Gardasil a los 11 o 12 años de edad para evitar la infección por VPH. El comité recomienda también vacunar a hombres de 13 a 21 años que no han sido vacunados ya o que no completaron la serie de tres dosis de vacunación. La vacuna se puede administrar a hombres entre los 22 y 26 años de edad.

BIBLIOGRAFÍA

  1. American Cancer Society (2011). Cancer Facts and Figures 2011.Atlanta, GA: American Cancer Society. Retrieved December 27, 2011.
  2. Kreimer AR, Rodriguez AC, Hildesheim A, et al. Proof-of-principle evaluation of the efficacy of fewer than three doses of a bivalent HPV 16/18 vaccine. Journal of the National Cancer Institute 2011; 103(19):1444–1451.
  3. Steinbrook R. The potential of human papillomavirus vaccines. New England Journal of Medicine 2006; 354(11):1109–1112.
  1. Romanowski B. Long term protection against      cervical infection with the human papillomavirus: review of currently      available vaccines. Human Vaccines 2011; 7(2):161–169.
Anuncios