El cáncer no necesariamente es una enfermedad mortal. Si es detectada en un estadío inicial, es posible dar un tratamiento exitoso. Por eso es importante realizar chequeos médicos rutinarios. Para algunas enfermedades, como el cáncer de mama, colon, estómago, próstata y cuello uterino se dispone de estrategias por las cuales es posible detectarlos en etapas en las que la enfermedad está localizada con la finalidad de adminstrar el tratamiento adecuado en el momento oportuno. Es por ésto que se recomienda que todas las personas, así no tengan síntomas (“sanas”) acudan a controles médicos en forma periódica donde se les realizará el examen clínico (con la finalidad de detectar lesiones en la piel, ganglios aumentados de tamaño o tumoraciones) y algunos exámenes complementarios. Se recomienda lo siguiente:

– Mamografía bilateral: para todas las mujeres mayores de 40 años e incluso de menor edad si es que tienen antecedentes familiares de cáncer.

– Colonoscopía y Endoscopía digestiva Alta: Es el examen del colon o del estómago (según corresponda) utilizando un instrumento con una fuente de luz y una cámara que permite examinar la mucosa (capa más interna de esos órganos) en busca de alteraciones. Debe realizarse cada 2 años a partir de los 50 años y a partir de los 40 años si es que hay antecedentes familiares de cáncer.

– Examen ginecológico y Papanicolaou: es la prueba para detectar en forma precoz el cáncer de cuello uterino o lesiones premalignas. Se recomienda en forma anual, desde el momento que se inició la vida sexual.

– PSA y examen de próstata: en forma a todos los varones a partir de los 50 años.

 

Anuncios