¿QUÉ ES?

Es uno de los tres pilares importantes del manejo del cáncer junto con la cirugía y el tratamiento sistémico o quimioterapia.

La radioterapia es una forma de tratamiento que emplea radiaciones ionizantes para atacar a las células malignas en el sitio del organismo donde se encuentran, por lo que  es una estrategia de tratamiento local. La acción de la radioterapia también puede ejercerse sobre los tejidos normales, de ahí que se pueda producir algunos efectos adversos.

La radioterapia se viene utilizando desde hace más de un siglo, pero ha tenido grandes avances debido a contribuciones de ciencias como la física, la medicina y la informática, mejorando tanto los equipos, como la precisión, calidad e indicación de los tratamientos.

¿CÓMO SE ADMINISTRA? Existen varias formas de administrar la radioterapia.

Según la distancia de la fuente puede ser:

  • Braquiterapia: cuando las fuentes radioactivas encapsuladas se colocan dentro o en la proximidad del tumor. Se usa sobre todo en tumores ginecológicos. En este caso el paciente debe ser hospitalizado y aislado.
  • Teleterapia o Radioterapia Externa: en la que la fuente de radiación esta a cierta distancia del paciente y se usan equipos de grandes dimensiones como la unidad de cobalto o el acelerador lineal. Es el mas común y se realiza en forma ambulatoria.

 ¿PARA QUÉ SE USA?

Según la finalidad de la radioterapia puede usarse con intención curativa (utilizando dosis altas, con el objetivo de eliminar el tumor)  o con intención paliativa (se utilizan dosis menores para calmar o aliviar los síntomas como dolor).

Además, según la secuencia temporal en relación a otros tratamientos oncológicos puede darse en forma exclusiva (cuando es el único tratamiento), en forma adyuvante (antes o después de una cirugía, como complemento o ayuda) o en forma concurrente (cuando se usa simultáneamente con quimioterapia, de manera que se potencian mutuamente)

EFECTOS SECUNDARIOS /CÓMO SE SIENTEN LAS PERSONAS QUE RECIBEN RADIOTERAPIA

En general los efectos suelen ser breves y bien tolerados y se deben a los efectos de la radioterapia sobre las células normales.

Los principales efectos son sobre la piel, donde se pueden producir enrojecimiento y sequedad, en forma similar a una quemadura solar.

Según el área irradiada pueden producirse síntomas gastrointestinales como nauseas, indigestión, irritación de las mucosas orales, diarrea.

 CONSEJOS PRÁCTICOS DURANTE EL TRATAMIENTO

Durante el tratamiento es importante mantener una alimentación que no contenga alimentos irritantes y de fácil digestión, tomar una buena cantidad de líquidos, mantener el área de piel irradiada en buenas condiciones, limpia y humectada.

Debe comunicarse con su médico si presenta dolor intenso o ulceración de la piel, fiebre, diarrea, vómitos o fiebre.

Anuncios