El cáncer de piel es uno de los más frecuentes en nuestro medio. Este tema vuelve a nuestras mentes con la llegada del verano en el que los rayos del sol y el intenso calor nos invitan a ir a la playa. En ese caso no debemos olvidar proteger nuestra piel y permanecer alertas ante algún cambio en la piel que requiera una consulta con un especialista.

Recordemos que no todos los cambios en la piel son signos de cáncer; sin embargo, se debe consultar con un médico si se observan algunos cambios. Hay signos que pueden ser compatibles con cáncer de piel, entre los que podemos describir los siguientes:

1. Una herida que no cicatriza.

2. Zonas de la piel que son:

– Pequeñas, elevadas, suaves, brillantes y cerosas.

– Pequeñas, elevadas y de color rojo o marrón rojizo.

– Planas, ásperas, de color rojo o marrón, y escamosas.

– Escamosas, sangrantes o con costras.

– Semejantes a una cicatriz muy firme.

Para la detección y diagnóstico del cáncer de piel es importante el autoexamen en casa y la evaluación médica de toda la piel con el objetivo de buscar lesiones sospechosas y en caso necesario se realizara una biopsia para el correspondiente estudio anatomopatológico.

Anuncios