Dentro de los factores de riesgo para cáncer de mama se encuentran ciertos factores dentro del ciclo reproductivo de la mujer que pueden aumentan la duración y los grados de exposición a las hormonas ováricas. Dichos factores son: una menarquía (primera menstruación) temprana, menopausia tardía, el hecho de ser nulípara o de haber tenido el primer embarazo luego de los 30 años.

El embarazo y la lactancia reducen el número de ciclos menstruales en la vida de la mujer y, por lo mismo, reducen su exposición a las hormonas endógenas y además tienen un efecto directo en las células de los senos, lo que causa que se diferencien o maduren para poder producir leche. Algunos investigadores ofrecen la hipótesis de que dichas células diferenciadas son más resistentes a convertirse en células cancerosas que las células que no presentan diferenciación.

En relación al cáncer de ovario y endometrio se ha observado que las mujeres que tuvieron un embarazo completo presentan menor riesgo. Existe cierta evidencia que señala que algunos factores durante el embarazo podrían afectar el riesgo de otros tipos de cáncer, pero dichas relaciones no han sido estudiadas tan bien.

Lógicamente pueden presentarse tumores de toda localización en forma concomitante con un embarazo en las mujeres, sin que la gestación haya sido un factor contribuyente para su desarrollo. En esos casos, el manejo debe estar a cargo de un equipo multidisciplinario que incluya cirujanos, oncólogos, ginecoobstetras, neonatólogos, psicólogos; con el fin de tomar las decisiones más adecuadas para el manejo individualizado de cada caso y tomando en cuenta la decisión informada de la paciente y su familia.

Imagen 1: http://cdn.babble.com/being-pregnant/files/2011/11/stomach.jpg

Imagen 2: http://www.azentasalud.es/imagesR/estresenembarazo2.jpg

Anuncios